Blogia
Cosas Absurdas

Relatos Absurdos

Atrapar el cielo

Atrapar el cielo

Lejos, fuera del tiempo,
y en el espacio, grietas
y un susurro de energía,
del vacío absoluto, emergían,
aberrantes fuerzas ultravioletas.

Cerca, un leopardo nunca verá nubes verdes,
relámpagos veloces, feroces enemigos:
pero si difícil es atrapar el cielo
más difícil es destruir un sueño.



texto: jakeukalane.
imagen: Juandii.
©Jakeukalane ©Juandii

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Ciudad de los Inmortales

La Ciudad de los Inmortales

[...]un solo edificio de forma irregular y altura variable; a ese edificio heterogéneo pertenecían las diversas cúpulas y columnas. Antes que ningún otro rasgo de ese monumento increíble, me suspendió lo antiquísimo de su fábrica. Sentí que era anterior a los hombres, anterior a la Tierra. Esa notoria antigüedad (aunque terrible de algún modo para los ojos) me pareció adecuada al trabajo de obreros inmortales. [...]
Este palacio es fábrica de los dioses, pensé primeramente. Exploré los inhabitados recintos y corregí: Los dioses que lo edificaron han muerto. Noté sus peculiaridades y dije: Los dioses que lo edificaron estaban locos. 
[...] 
A la impresión de enorme antigüedad se agregaron otras: la de lo interminable, la de lo atroz, la de los complejamente insensato. Yo había cruzado un laberinto, pero la nítida Ciudad de los Inmortales me atemorizó y repugnó. 
[...]
Esta Ciudad (pensé) es tan horrible que su mera existencia y perduración, aunque en el centro de un desierto secreto, contamina el pasado y el porvenir y de algún modo compromete a los astros. Mientras perdure, nadie en el mundo podrá ser valeroso o feliz.
[...]

Extractos de El Inmortal de Jorge Luis Borges.

Imagen: Daniel Tibbits

No puedes salir

-No hay horizonte -susurraba la escalofríante voz a mi oído-. No puedes salir.
Perplejo, levanté mis brazos y vi en el extremo dos enormes garras.

Desvarío 75

...Profesor de filosofía astronómica en el infinito...
(Voz estridente y aguda)...
-...y como en el pequeñísimo espacio que conocemos abunda lo que llamamos materia, en otros tipos de espacios abundarán otras cosas...-lapsus para tomar aire: corto y gorgoteante, tosecilla nerviosa, se ajusta las gafas (pegadas a la nariz con celo) y se quita la tiza que se le ha ido acumulando en los gigantísimos bigotes.- Bien...bien, bien, bien...¿Qué os iba diciendo?...Ah.Ya. Ese tipo de materia extraño puede formar pseudocúmulos inversamente sublimados a temperatura de geosfera interior, esto quiere decir...¿Qué quería decir? Ah. Ya. La materia es constante e incontante pero es inerrumpida por trozos de materia extraña formando agujeros caóticos y Brazos de Mhinner y también creando atractores multidimensionales en ninguna dirección romboidal.
-Profesor...¿Entonces los hipercúmulos de no-materia en el espacio redirigido a tiempo estallan en una vuelta de tuerca?
-Sí, aunque se piensa que en una vuelta de tuerca hay más trioxidanos de metinko que en ninguna otra acción realizada en la rugosa, encrespada, superficial y geodésica superficie del Planeta Átomico.
-Ya, pues yo pienso que en una vuelta de coche a un circuito con arcos intermedios hay más trioxidanos...
Después de un mes el profesor muere.

¿Le mataron sus gafas?

Almaci de Zansha

Almaci de Zansha visitó a un mago que dijo tener cientos de medicinas milagrosas que había comprado a los almanartos, tribu que se creía repleta toda de brujos, hechiceros, magos y alquimistas no siempre de la mejor clase.

Díjole que aquellas yerbas en especial las había cultivado hacía ya muchos siglos "el mago del sombrero del suave cardo" o Çalmaníadesxandros, que como todo el mundo sabe es el único de los 108 magos de la misteriosa orden Saneyri del que se tiene constancia real de su existencia; del resto de los almanartos de los que se dice que participaron en la Batalla de las Tres Auroras no se guarda recuerdo alguno.
Çalmaníadesxandros tampoco existiría para la historia a no ser porque fue capturado junto con dos ayudantes transformados en espíritus menores (que algunos dicen demoníacos) justo cuando recogía plantas en la base de la muralla enemiga.
De la eficacia de sus hechizos, pociones y brebajes no se tiene duda alguna: mató a 3.879 personas en la ciudad de Esria dispersando por el aire un preparado compuesto de 200 langostas envenenadas con metales pesados y con saquitos de trémulas atados a las patas; enterrando múltiples pociones en los alrededores de la ciudad y esparciendo emanaciones del estómago de 8 híbridos de salamandras con phineas (serpientes de media cabeza compuestas de ceniza) alimentadas con madera durante un  mes.

Descubridor de las "transformaciones" (algo similar a las Esencias), es llamado "mago del sombrero del suave cardo", por su más célebre "principius" escrito. Ese principius es titulado "De la sucesión de perplejidades en los objetos conducidos a su superficie". Este tratado (que le fue requisado en prisión) expone los ya conocidos rumores del "Cardo Suave", una construcción metafísica que hizo a partir de sus poderes y que pretendía ser mnemotécnica acerca de todas las características de "El Poder" y que representaba sucesivamente "los pasos de transformación de perplejidades de las superficies de los objetos".
Cuando fue apresado además de serles sustraídos diversos amuletos, útiles astronómicos, piedras talladas, colas y pequeños frascos con entrañas de animales en su interior, se encontró dentro de un compartimento de su gabardina (cerrado con llave), un cardo con una textura más suave aún que el terciopelo y muy fluida y un copo de nieve encerrado en una caja transparente.
Es de esa caja y concretamente del copo, de dónde se sacaron más de 300 composiciones amorfas de transformaciones: 3 de ellas bellas hasta la perfección y 10 de ellas totalmente inestables. También se encontraron 8.500 pergaminos con conjuros, teorías, conjuntos de elementos, demonios, nombres de ciudades y continentes, funcionamiento de extraños aparatos, un diario tan cuidado que conoceríamos cada detalle de la vida del mago si el diario no estuviera tan fuertemente protegido de tal manera que no permite recordar a nadie que lo haya leído absolutamente nada acerca de lo contenido en el diario más que era absolutamente extraordinario. Las desafortunadas personas que lo leyeron (perdieron también su propia memoria, absorbida por el diario) dijeron que el diario revelaba muchísima información.
 
También allí se hallaban 80 figuras de ónice rojo (que con la luz de la luna se vuelven blancas y con la luz del sol rojas), que dicen que echaron a andar y mataron a 30 hombres antes de ser aprisionadas de nuevo en piedra; también el copo contenía numerosos frascos con pociones, así como una explicación minuciosa de los efectos que producía cada una.

Sobre cómo fue posible sacar del mágico copo de nieve todos estos objetos (y varias decenas de objetos sin estudiar dónde también se encuentra un copo de nieve 12 veces más grande que el anterior e inexpugnable por el momento) sólo se puede decir que pasaron más de doscientos años hasta que un antepasado de Ixiextranímides (mago regente de una tienda) junto con unas cuantas decenas de alguimistas, magos, hechiceros, brujos y nigromantes emprendieron la búsqueda de cómo se podía abrir el copo.

Grande era la prisa del mago y grande la desconfianza de Almaci. A pesar de encontrarse rodeado de aquellos objetos, que, narrados por el nieto de Ixiextranímides parecían cobrar vida a medida que aparecían en el relato, pequeños detalles le llamaron la atención.

De la trastienda salía un leve humo de color cuasiamarillo/negroazulado, distintivo de la quema de kjare, cristal orgánico que sólo crece en las lejanas tierras de Eshivor, lugar donde vivían los Nekgan, famosos por comerciar con ilusiones fruto de sustancias extrañas.
Almaci, sin esperar a las prontas protestas del nieto de Ixiextranímides (llamado en sus aventuras por el norte como Oxýnoia), se dirigió a la puerta del almacén.

Con un efectivo movimiento, el objeto que parecía un perchero pero que en realidad era un autómata de color rojo, derribó al suelo a Almaci.
 
Su sueño inducido completó la historia de Oxýnoia:
Así conoció a Loiqiraya, supuestamente de amigo de Oxýnoa y descendiente directo de Çalmaníadesxandros. Había conocido a Oxýnoa en uno de sus viajes al sur, rodeado de las Selvas Habladoras, producto de los frenéticos experimentos para ganar la Guerra de los Postes Torcidos. Guerra destada por cuestiones poco

Sin embargo, el sueño le mostró las intrigas entre los alquimistas, deseosos del poseer los poderes del célebre mago almanarto.

La Gran Noria de Ojos

La Gran Noria de Ojos

Son ojos guardados en una caja. Son ojos empujándose entre sí, rebotando contra las paredes. Cientos y cientos de ojos, subiendo, trepando. Son ojos en un estanque, que alcanzan alturas increíbles unos sobre otros. Ojos que excavan galerías más y más profundo, para luego volver a salir a la superficie y escalar sobre montañas de ojos.
Cada vez hay más cordilleras de ojos. Unos lo han llevado a extremos casi imposibles, mientras que otros (ojos) apenas han levantado dos o tres montañas pequeñitas. Sin embargo, ya pueden observarse elevaciones pronunciadísimas de formaciones de ojos. Ahora ya ni siquiera se ve el suelo. La gran montaña crece más y más, tanto para arriba como para abajo. De repente se miran unos a otros. Ven1234. Algunos se arrojan desde alturas imposibles de imaginar. Otros siguen mirando, confusos. Se tambalean.

La Deseperación del Sonido

La Deseperación del Sonido

En una tarde con cuatro soles sobre su cabeza el sonido decidió caminar un rato sobre los prados.

Su desesperación no tenía límite, pues no comprendía el sentido de la existencia de su propia existencia. El sonido se había estado escuchando así mismo y había llegado a la conclusión de que no podía saber nada seguro sobre si mismo sin consultar al movimiento.

El movimiento no tenía tiempo que dedicar al sonido para explicarle porque se producía el sonido y si éste tenía que ver con el movimiento. Tenía demasiada prisa. Es posible que el movimiento tampoco supiese la verdad acerca del movimiento.

Desesperado, el sonido caminó sobre los prados. Su murmullo furioso recogía todos los sonidos del mundo (también los inaudibles para los humanos) y los amplificaba cientos de veces. En pleno paroxismo de furia el sonido vió (en realidad no-oyó) como la presencia del silencio lo oscurecía todo.

Los Tiburones

Esos tiburones salen de la mar, y súbense por lo ríos, y ellos no son menos peligrosos que los lagartos grandes de los que grandes discusiones ha habido (cocodrilos); porque también los tiburones se comen los hombres, y las vacas y yeguas, y son muy peligrosos en los vados o parte de los ríos donde una vez se ceban.

Hay otros en cambio, que compiten con las aves de rapiña siendo mucho más listas que aquellas y devorando cadáveres recientes con mucha mayor celeridad que varias decenas de buitres pudieran tomar parte del festín. De vez en cuando aparece alguno en el tendido y, por lo general, aunque rápidos y listos, son un poco torpes en las distancias cortas. Persiguen a los helicópteros con insistencia y ferocidad. Nunca han sido vistos acechando a un avión comercial, pero si ha habido casos con parapentes, avionetas e incluso velas de windsurf. Digieren muy bien el plástico. Según algunas gentes, este tipo de tiburón no tolera en absoluto la luz roja, pero en vez de huir ante la presencia de un foco con ese tipo de luz, se protegerán adecuadamente las partes sensibles (mucosas, ojos...) y se lanzarán contra la molestia causada con ayuda de su increíble olfato.

También están otros, los que se asientan en las peñas altas o montes inhóspitos. Son muy abundantes en Europa del Este. Se dice que nunca se fijan en lo que se llevan por delante pues son pocas cosas las que pueden herirle.


Más sobre los tiburones surrealistas...

Vil caída

Vil caída

¡Locos!¡Locos!
Todos están locos.
En la villa el alcalde rompe hojas sin pensar...
no hay savia en los árboles,
ya no existirán.
Podredumbre en las aceras, carpas de metal,
domadores extraños y bestias amargas vendrán.
Nadie entiende nada.
El descampado. No entres, allí merodea
el Asfaltador. Dicen que asesino fue, pero cierto no era:
sólo enterraba maletas de recuerdos llenas.
Su trabajo era
duro, su afición le entretenía.
La apisonadora un día
se salió de la calzada
y chocó contra la profunda acera.
Su novia dicen que tuvo que enterrar, víctima desafortunada.
Ahora se siente desgraciado, nunca lo dijo
pero ve ojos en los vasos.
Con sus maletas
merodea en el descampado.
¡Hija, no vayas ahí! Gritaba una señora,
la niña le dijo: Pero...

Murmullos en las esquinas desconchadas,
piensa en el alcalde, piensa en la niña fría, piensa;
piensa en el Asfaltador enterrando una maleta.
No hay dinero en el pueblo, todo el mundo lo sabe,
pero nadie mejor que su querido alcalde.
La fiesta del pueblo no se podrá celebrar,
y dicen que han encontrado un lobo seco en el río.
Su pelaje estaba intacto, pero sólo eso.
Algo le quitó la carne, algo y desde dentro.
Las hojas caen desordenadas desde la ventana pintada. Loco
está el alcade, locos
están los sapos.
Loca está la veleta de debajo del tejado.
No vendrán bestias amargas, no
las pagaron, los árboles ya no existen, tendrán que replantarlos.
Mente despierta y mente fría se reunen bajo el puente,
discuten
de como librarse del cuerpo aún caliente.
Susurrando deciden tirarlo al río. El río y el río.
A la mañana siguiente la niña fría grita
desesperada por una amistad perdida.
El Asfaltador ha muerto sin una despedida.

Lágrimas y pelos golpeando las calles.
Las tormentas no vienen,
la muerte viene sola.
Los enemigos del amigo de la niña
se pasean por el barrio. El alcalde suicidado, nadie lo creía.
Pero ya dijo el padre
hará un mes,
poco le queda a nuestro querido alcalde.
Los lobos invaden el pueblo, quieren vengar a alguien.
El lobo seco reposa,
no, no reposa, está
clavado a la pared como trofeo en la casa,
en la casa de las mentes frías.
Ensayos de cartas de suicidio por la habitación,
los lobos entraron.
Ropa empapada
en la esquina,
los ansioso lobos se acercan
a los asesinos. Enfermedades graves se encuentran
en el fondo de un pequeño río.
Frena el coche y baja a ver la niña fría,
una comilona, una carnicería
a los carniceros malditos.
Lobos saciados,
fiesta en el pueblo.
Los árboles
existen de nuevo. ¡Locos!¡Locos! Todos siguen locos.



Menos Asfaltador, su lobo seco y marchito, el alcade y esos dos, cansados,
viejos, marchitos y muertos asesinos.

El Gorrión

El Gorrión

Hace un año vi un gorrión con tres ojos. Era completamente normal pero voilà!, de repente abrió su tercer ojo. Se había posado tranquilamente en el quicio de la ventana y cantaba. Cierto es que cantaba de una forma sumamente extraña, de una forma que uno no creyera que pudiese cantar un gorrión, o siquiera un pájaro. Emitía pequeños chillidos agudos entrecortados por una especie de graznidos graves. Su canto no era normal, eso estaba claro. Al rato ya me había empezado a dar dolor de cabeza. Lo intenté espantar, pero no hubo manera. Cerré la ventana de golpe para asustarlo pero ni aún así. En vez de quedarse aplastado contra el marco de la ventana apareció tan tranquilo encima de mi mesilla, sin recorrer la distancia que hay de la mesilla a la ventana. Fue entonces cuando me quedé paralizado al observar su tercer ojo abrirse en medio de aquella minúscula frente.

A continuación empezo a susurrar palabras extrañas en algún idioma que me sóno a nórdico. Después empezó a chillar en ese mismo idioma, con un tono de urgencia que me asustó. Pasó al francés y luego a algo parecido al ruso, como serbio o búlgaro, no tengo ni idea. Probó unos cuantos idiomas más, de los cuales el único que reconocí fue el suomi (finlandés) hasta que llegó al italiano. Ahí ya le dije que se diera prisa en pasar al español, lo cual parece que entendió en mi macarrónico italiano, pues al poco tiempo ya estaba hablando castellano.

Sin embargo mi desilusión al esperar un gorrión inteligente fue de esperar. El gorrión no dominaba el español a la perfección y yo casi no le entendía. Por algo empezó hablando danés o sueco, me dije. Resignado ante la idea de un gorrión de tres ojos capaz de hablar en varias decenas de idiomas distintos pero desconocedor absoluto de los idiomas romances o latinos, me tumbé en cima de la cama. El gorrión no debió darse por aludido y siguió hablando de esa forma tan peculiar que tenía que parecía una mezcla entre un oriental y un americano intentando hablar español.

Me harté de su incompetencia con los idiomas y le mandé a freír esparragos para seguir estudiando. Empero aquel gorrión estaba decidido a darme la tarde y con sus quejidos espantosos me pidió su atención.

A lo largo de diez terribles minutos de incomprensión deducí que quería llevarme a algún sitio con problemas asociados a la presencia de un terrible y maquiavélico Señor Maligno que amenazaba una tierra resplandeciente y hasta entonces pacífica.

Me sonó tan patético que le di una patada, haciendo que rodase por la alfombra. Le pregunté que qué ser era realmente y a que había venido a mi habitación (a parte de a molestarme). Como era de esperar no se rindió tan fácilmente y siguió con su perotata rídicula del País De La Magia Amenazado. Le cogí de un ala, pero antes de que le hiciera nada se apresuró a confesar.
Dijo (en un perfecto castellano) que era un cambia-formas a sueldo dedicado a la estafa profesional y al secuestro. Como su historia tampoco me convencía, lo llevé al baño y empecé a mojarle con la ducha. El gorrión de tres ojos me dijo que (realmente) necesitaba mi ayuda, pero no para salvar aquel País de la Magia, sino para controlarlo mejor porque se les estaban poniendo las cosas realmente difíciles, debido a la presencia inesperada de un héroe nacional.

Le dije que estaría encantado de dirigir un imperio y demostrar de una vez por todas que los Señores Malignos no son tan estúpidos como siempre se ha dado a entender en las películas.

Le pregunté que porqué rayos había escogido esa forma para pedir mi ayuda y me dijo que era un gorrión totalmente corriente (creo que no se daba cuenta de que era azul) sólo que le había poseído de pequeño tres Garrapatas del Mal y le habían hecho crecer un ojo totalmente inútil.

Así se desmoronó mi teoría de que todos los terceros ojos sirven para ver el futuro, de que los gorriones no tienen enfermedades graves y no están idos de la olla y por último de que no se puede administrar correctamente un Imperio sojuzgado con las armas y ser además el Poderoso Guardián de las Pesadillas.

Realmente no les estaría mal a todos esos fracasados que no lograron nada antes que yo pensaran un poquito y se dejasen de risas malignas y tomaran ejemplo de mí.

Saludos a todos mis súbditos con acceso a la red.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Citas

Citas

Citas de escritores, compositores, películas...

"El capitán lo fulminó con la mirada. El sargento puso la cara de póquer que se ha ido transmitiendo de oficial sin mando a oficial sin mando desde que un protoanfibio le dijo a otro protoanfibio que reuniera a un pelotón de tritones y Tomara Esa Playa."

"No importa lo rápido que viaje la luz; siempre se encuentra con que la oscuridad ha llegado antes y la está esperando" Terry Pratchett

"En resumen: Un "sí", un "no estoy segura" y un "he soñado con una mantis". Creo que mi voto es "sí", también. Singh en Otherland I La Ciudad de la Sombra Dorada. Página 232.

"¿Qué mosca te ha picado, oh, señor de los virus?" Frederiks a Orlando en Otherland II El Río de Fuego Azul. Página 652.

"Vista de cerca la democracia es terrible" Félix Malabar en Otherland IV El Mar de Luz Plateada.

"¿Habrá también una copia del cielo?" Paul Jonas en Otherland IV El Mar de Luz Plateada. Tad Williams

"En general creo que sólo debemos leer libros que muerdan y arañen. Si el libro que estamos leyendo no nos despierta como un golpe en el cráneo ¿Para qué molestarnos en leerlo?¿Para que nos haga felices, como dices tú? Cielo santo, seríamos igual de felices si no tuviéramos ningún libro. Lo que necesitamos son libros que nos golpeen como una desgracia dolorosa, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismos, libros que nos hagan sentirnos desterrados a los bosque más lejanos, lejos de la presencia humana, com un suicidio. Un libro debe de ser el hacha que quiebre el mar helado dentro de nosotros. Eso creo." Franz Kafka en una carta a su amigo Oskar Pollak en 1904.

"Y después fue el silencio, quize; sólo una voz de otro mundo[...]
La pesadilla se acabará ahora, no hay nada más que temer
Venid a uniros a nuestros cantos y bailad con nosotros ahora
La pesadilla se acabará ahora, no hay nada más que temer
La guerra se acabó para siempre "

"And then there was silence, just a voice fom the other world[...]
The nightmare shall be over now, there’s nothing more to fear
Come join in our singing and dance with us now
The nightmare shall be over now, there’s nothing more to fear
The war it is over forevermore"

Blind Guardian And then there was silence (Y luego fue el silencio)

("Los granos de arena y las piedras se hunden en el agua". El mundo cae, tú caes. Tú lloras, y lloras sólo").
"Sea un grano de arena o una roca, en el agua se hunden de igual manera". "Ríe, y el mundo entero reirá contigo. Llora, y llorarás sólo".  Old boy


Citas de personajes importantes, dichos y anónimos

"Por fin ha muerto ese hombre odioso. Su desaparición regocija a quienes le han sobrevivido, pero sin duda causará aflicción a los difuntos, que no tardarán en cansarse de él y devolvérnoslo. Por consiguiente, colocad una piedra muy pesada sobre su tumba, para que no corramos el riesgo de volver a verlo, ni siquiera como fantasma." Un obispo de Alejandría en el 444 a la muerte de Cirilo.

"Ceterum censeo Carthaginem esse delendum. Por lo demás, que Cartago sea destruida." Marco Poncio Catón

"Disfruta de la vida. Tendrás mucho tiempo para estar muerto". Anónimo

"Los campesinos son como las semillas de colza; cuanto más se les exprime más aceite dan" Dicho japonés

"La página es siempre oscura para quien no sabe leerla". Dicho

"Que los sabios instruyan a los sabios, porque los ignorantes no pueden ver". Dicho sumerio

Citas sobre números, realidad y estructura

"Las estructura del cerebro, necesariamente humana impide que los números nos hablen por si mismos."

"La ilusión del progreso como algo que marcha en línea recta es un ejemplo de aquella tendencia a la ultrasimplificación que presenta la mente humana en todas sus actividades."

"La respuesta queda determinada no sólo por el tipo de interrogante, sino también por el mero hecho de que exista una pregunta". 

"Eres real- dijo,- es decir, mientes"


Citas cosechadas


"Soy lo que mañana fui y lo que ayer seré". " Fui lo que ayer seré y lo que mañana soy" Gurru

-Hijo, ¿Qué llevas ahí? Parece demasiado grande.
-Si...eesto...uhm... Es un afinador de la marca ...ejem... "Festín de Cuervos". Es buenísimo. Yo

"¡No sólo existen los dragones! ¡También, cosas tan raras como bombillas jugando al rugby! " Yo

"Un experimento podría ser coger un ratoncito y martirizarlo con un martillo. Eso sí, con control." J.R.

"¡O vives o mueres!... Obviamente."

"Tienes menos tacto que el meteorito que extinguió a los dinosaurios" Yo

"Habría que plantearse juzgar a el dios ese (dios cristiano) por crímenes gravísimos contra la humanidad."
"Dios me ha dicho que no existe".Yo

[...]I hear angels sing
I hear angels sing

Far beyond I hear them sing
("It´s true) it´s true
We don´t exist"[...]

[...]Oigo a los ángeles cantar
Oigo a los ángeles cantar
Desde más allá los oigo cantar
"Es verdad, es verdad
No existimos"[...]


Blind Guardian Punishment divine (Castigo divino)

 

"Y sí, realmente era un tetrápodo con dos piernas."

"Imbricación de un pájaro crascitando."

"Si la estética es básica, tú eres un ácido".

"Entiendo tu mecanismo mental."

"-¿Cambios de estado?
-Dilatación.
-¿Cambios de estado?
-Dictadura."

"Se ioniza, TODO."

La Escritura

La Escritura

"Es una fórmula de palabras casuales (que parecen casuales) y me bastaría decirla en voz alta para ser todopoderoso. Me bastaría decirla para abolir esta cárcel de piedra, para que el día entrara en mi noche, para ser joven, para ser inmortal, para que el tigre destrozara a Alvarado, para sumir el santo cuchillo en puchos españoles, para reconstruir la pirámide, para reconstruir el imperio. Cuarenta sílabas, catorce palabras, y yo, Tzinacán, regiría las tierras que rigió Moctezuma. Pero yo sé que nunca diré esas palabras, porque ya no me acuerdo de Tzinacán".

José Luis Borges en "La escritura del Dios" (El Aleph)

Máscaras

Una gran nube de vapor vino a su encuentro, traspasándola como si fuero algo insignificante.

Nunca tendría sentido.

Una pileta de mámor extraodinariamente profunda ocupaba la mayoría de la habitación. El agua de su interior estaba hirviendo y el aire era asfixiante.
Se volvió hacia las cadenas que la mantenían atada. Eran cadenas finas, delicadas incluso, pero estaban clavadas dentro de la piel. Si intentaba huir se moriría desangrada.

Siempre había existido la posibilidad de que acabase allí, pero nunca lo había creído posible.

Por la noche, mientras su padre terminaba de doblar las túnicas del gran señor siempre le contaba las miles de extrañas leyes que tenían sus amos y las cruentas formas que tenían de castigar los crímenes.

Aparte de la gran terma, un fuego ardía a unos metros de ella. La habitación era pequeña y la su piel estaba al rojo vivo.

No sólo la habían abandonado allí. Su espalda estaba cruzada por miles de pequeñas incisuras. No habían

La Serpiente y la Zorra

Una vez una serpiente se acercó a una zorra y le dijo: “Me parece que te conozco”. La zorra le contestó: “Yo también”.
“Entonces -dijo la serpiente -dame dinero”. “Una zorra no da dinero”, respondió el astuto animal que, para escaparse, saltó a un valle profundo lleno de fresas y de miel de gallina.
La serpiente la esperaba allí y reía con una risa mefistofélica. La zorra sacó su cuchillo y le gritó: “¡Voy a enseñarte a vivir!”. Y huyó, dándole la espalda.
No tuvo suerte. La serpiente fue más rápida. Asestó a la zorra un puñetazo en plena frente, que se rompió en mil pedazos, mientras gritaba: “¡No! ¡No! ¡Cuatro veces no! ¡Yo no soy tu hija!”.

Eugène Ionesco

Tremulamente la serpiente se levantó, apoyándose en los brazos. La zorra, muerta aún, pastaba dócilmente. “Quiero ser aviadora”, pensó la serpiente.
“Si miras a la luna -dijo la zorra-caerá un mueble del techo”.

Bajo el sol abrasador aparecieron dos zapatos. Con un abrazo mortal la serpiente se suicidó. “No está nada mal morirse”- dijo la serpiente.

“A mí me encanta”.

Y aparecieron trescientos gánsters vestidos de payaso y con metralletas de metracrilato e hicieron un agujero en la tierra.

Jakeukalane

Viaje a Porto Cale 17-06-2007

11:15→ Salida con los padres en fomación ave-guía-pistas de aeropuerto.
11:20→ Salida de Madrid-> Lisboa Portugalia

Hechos no-tracendentes

El hotel va a ser chulo. Va a hacer frío y calor, a ratos, según de que humor esté el termostato atmosférico.


Laulhé protesta mientras juega al ajedrez (pero que bi-bi-bi-briki-bri...!).
Hay goteras en el autobús.
Chloé lleva roja la cresta.
11:26 Registran a Adrián en busca de comida.
11:40 María y Laulhé juegan al ajedrez. Laulhé va ganando pero María no quiere reconocerlo y apela a que está mejor colocada.

Chloé relata su concierto de ayer.

Mara canta reggaetón (puaj).

Carla grita y aplaude ¡No!

Laulhé vislumbra la jugada maestra de María "pero ya ha sido realizada" añade una orgullosa María. "Soy empanao" dice Laulhé.

A Paty se le ha olvidado algo.

Mara y Bea no han desallunado, pero Julia lo ha hecho en el Rodilla. Yo pregunto si desayunar es con I griega.


Todavía no ha llegado el momento SOY.

Goya en un tranvía

Goya en un tranvía

Del 1808 mayo tercero año

Que pinta Goya es segundoêl cuadro açerca de temaêl mismo.
Epocaril temaêl es inusualmente tratado. Históricalâs pinturas modelo fixo seguían: héroelôs centroêl ocupaban, de venzídolôs cadáveres en sueloêl se hallaban y fondoâl de batallalâ había humeantes restos. Tà. Técnicalâ expresionista es.

Personajes:
Héroes; Blanca camisa. Ð libertad símbolo es. Cieloâl brazolôs levanta. Justicia pide.
Patriotas otros: Desesperación de actitudes; Miedo, tristeza, súplica, protesta, desesperada resignación...
Franceses:
Ð espaldas están. Anónimos e impersonales se hallan.
Otros: En de escenalâ centroêl están patriotas de puebloêl.

RU EL PRI

De mamelucolôs cargalâ cuadroêl representaêl y sublevación primero cuadroêl.
De Principe Pío cuartelâl rebeldelôs llevan que cuando a Madrid llega Murat. A mucho fusilan.
Fusílanlôs cuando de amanecerêl antes es.
Centrallâ figura con blanca camisa y claroêl parece luz irradiada en realidad
ξl que enfrente tiene refleja, farol. ôζ.

De luz planos tres hay:
Patriota personaje→ Farol
Penumbra restoâl incluye
→ Claroscuro
De paisajeêl nocturnidad


________________________________________________________________



Claselâ de TTS terminó fin
pôr.

Divagaciones absurdas ella dijo. Sillalâ murmullo emitió: "Soy".

Nosotros fuímonos de aulalâ-palomar.


Múltiples segundos fueron pasados. Portugalên nos hallamos ahora. En Autobúsêl es no-tranquilo. A ladolôs Goya aparece, portugaleses árboles fusilan. Empanaos están.

En nuestro camino un travías vía crúzasenos. De travíalôs diosêl aparece.

"Oh, mortales que hablais al revés. Soy vuestro Dios y no permitiré que veais ninguna manifestación mía. Os privaré de la magnífica visión de los tranvías".

Nos dejaron sus palabras perplejos. Roto se había nuestro sueño, vanas nuestras esperanzas eran.

Goya, fondoâl, amenizábase, donde aparecía un tranvía borroso un cuadro, pintando. Fusilábanlos portugueses trescientos con de plástico fusiles a Goya y tranvía suyo. Perforaban de agujeros miles todos ladospôr tranvíaêl. Una de humo cortina disparos produjeron.

Alzase una cuestión desde detrás de humo cortina. Vistalâ buena no era, mucho humo había.

"¿Agujeroslôs donde hállanse?"

Una patriótica farola voz alzó suya. Con cadencia triste en suya voz proclamó:

"¡¡¡Asesinado murió!!!"

Vozlâ, incrédula. Increpela de nuevo de humo cortina a través:

"Pero, ¡Tiene eso no sentido!"

Indignado Goya un levantosé de asientoêl:

"Esha es, esha será. Rosa es. El Kusasa nunca morirá."

Último suspiro escapose de labios suyos tenue susurro en. Diosêl de tranvíalôs de alegría gritó. Su maníaca risa difundíase ladospôr todos.

Apoyose susurrando en desaparecido tranvía: 42.
_________________________________________________________

A kusasa-lâ siguiente despertonos todos a temblor un. Terremoto era. Alegres fuimos.

Terremotoslôs en Porto-Cale celebrados son Luigi-pôr. Amo de los autobuses es. Terremotoslôs tienen no amigos. Portugalên personas amigos de terremotoslôs son.


Ilumina Historialâ Bombilla una.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Gusano

Simplemente era un gusano. Un gusano que se movía a toda velocidad por la carretera, esquivando los coches. Pero ciertamente, era un gusano. Se movía distraído, como si paladeara cada trozo de alfalto que quedara bajo su cuerpo y no le gustara el sabor. Y buscaba otros sabores.
En su casa, su recóndita y oscura casa, sólo crecía asfalto de la variedad picante, y el prefería mil veces la amarga. Cuando encontraba un trozo lo suficientemente grande o que aparentaba se jugoso, se lo cargaba a la espalda y se deslizaba, como sin prisa, a toda velocidad entre los coches, sorteándolos de una manera natural y poco cuestionable.

Un neumático le rozó por el costado. Esperó pacientemente.

Quieto.

Oyó el rudo del coche al estrellarse. Luego frenazos, los bocinazos de los otro coches antes de unirse a la algarabía. Y luego el olor a neumático quemado. Parecía una fiesta.

Más lentamente ahora, casi con torpeza, el gusano se apresuró a rescatar de debajo de las chapas que habían quedado esparcidas por la carretera el asfalto que tenía neumático pegado.

Amargo.

La Escalera Perdida

-¡Oh! Mi escalera está rota...no conseguiré hacer ninguna cosa.

La escalera escapó siguiendo a los trapos deshilachados que bajan hacia la estación a tomar el metro que viaja por las paredes.

-¡Oh! Se me ha escapado al nido de tablas mi otra escalera.

-Su otra escalera tampoco está aquí, nadie podrá ayudarle.

-¡Oh! ¿Qué voy a hacer ahora?

-Baje a buscar a la escalera.

-...no quiero perder también a mi otra escalera rota... aunque está rota.

-Pues baje a buscarla.

La cuesta era enorme, enorme de verdad. Una línea confusa que bajaba y se deslizaba hacia la tierra. Las paredes bailaban ante sus ojos, trazaban curvas imposibles y le susurraban verdades y mentiras al oído.

-¡Oh! Me he perdido.

-¿Nada puede hacer?

-¡Oh! Nada. Perdí a mi mente... Hay madrigueras de gusanos alrededor, Tinieblas.

-No creo que perdiese a su mente.

-¡No sabes nada! Ya no hay madrigueras de gusanos alrededor, Tinieblas. Mi mente no perdí, pero salió a tomar el aire.

-
Ahora eres tú el que no sabes nada. No me gusta el aire.

La luz declinaba su intensidad hacia el final de la cuesta. Ruidos tumultuosos de cosas sin nombre llenaban el desván. Las puertas se quedaron quietas y se hacían preguntas recurrentes.

- ¿Dónde estará el marco?
- Yo no lo sé. ¿Dónde está el suelo?
- Abajo.
- Pero,¿Porqué no hay abajo?
- Pregúntaselo, aunque puede que la cerradura lo sepa.
- Cerradura dijo antes que el abajo se fue abajo a hablar con el pomo, que iba hacia la estación del metro que viaja por las paredes, pero que luego se había subido de nuevo.
- Pero pomo está en el entierro del pasamanos.
-
Cierto. ¿Pasamanos quién era?
- El banquero de marco. No consiguió que le pagara y se murió de hambre. Sus hijos abajo y suelo también pasaron dificultades económicas. El ingenioso marco se escondió bien.
-Pero, ¿Dónde estará marco?
Había cruzado el desván pero le parecía como si acabara de atravesar una pescadería brumosa, llena de olores y visiones horrendas de espinas cortadas. Saliendo del desván se quedó pensativo. Estornudó.

-¡...!

-Que, ¿Nada que decir?

-¡No! ¡Es decir, sí! ¡Sí tengo algo que decir!

-Ah, bueno...

-¿Qué hacía ese desván allí, Tinieblas?¿Tinieblas?

- Iría a la estación.

La cuesta era ahora más pronunciada. Las rugosas paredes se habían ido estrechando hasta hacerle andar de lado. Una de las paredes se volvió de color negro y empezaró a hundirse y elevarse como si fuera una masa de lava hirviendo. El suelo desapareció, aunque pudo seguir caminando. Parecía que las abolladuras de las paredes le querían abrazar o algo aún peor. De repente, toda la pared izquierda empezó a difuminarse y la de la derecha se apresuró a rodearle. Se quedó encerrado en un cículo. Como en un claro de un bosque. Se agachó.

-¡Tinieblas, mira esto que está en el suelo! Es un jarrón.

Pero no hubo respuesta. Pasados unos instantes golpeó el jarrón. Un grito fresco, con olor a hormiga y a oca, surgió del jarrón.

-¡ESTABA DURMIENDO! -tronó la cosa cuando salió del jarrón.
-¡Ah! Yo estaba paseando.
- Uhhh, tuve un sueño magnífico. Me comía un ala de ornitorrinco en salsa. Después iba a la playa y me comía dos platos llenos de comida asiática...hummm y luego fui a Manhattan y me merendé a un turista... más tarde me monté en un avión y me zampé los motores ¡Qué exquisitez! Cuando volví al hotel tuve que descansar un rato, pero casi no tuve tiempo y comí...

El eco le llegaba atenuado, pues la lagartija aquella se estaba volviendo a quedar dormida. Con mucho cuidado para no despertar a aquella lagarto-devorador, se retiró lentamente hasta un resquicio que se había ido abriendo en el claro de las paredes.

Con un brinco bajó un desnivel impregnado de olor a aerosol y a alcachofas que estaba relativamente limpio en comparación con el suelo agrietado del resto de la cuesta. Aunque se veían todavía los innumerables restos de porquería. Justo enfrente un montículo de tarros de cristal crecía del suelo.

Cientos de miles de mapaches diminutos cruzaban a toda velocidad por entre el bosque de tarros. Chillaban con una voz azul y grave.

-¡Buugóoooooooooooo!¡Buuuuuiiieeogóooooooo!¡Beeeneeguiiioooneó!¡Baaasuuuuneguoinóoooo!

-¡Vaaaaagóoon! Tinieblas, creo que estos pinceles con patas necesitan unas sombrillas de playa.
 
-Me gustan las naranjas que cuelgan de ese árbol.

Se rompió la torcida cuesta, se rompió el bosque de cristal, se rompió todo.
 
 
 
-¡Oh, Tinieblas! Esto te habrá parecido terriblemente veloz...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres