Blogia
Cosas Absurdas

El Gusano

Simplemente era un gusano. Un gusano que se movía a toda velocidad por la carretera, esquivando los coches. Pero ciertamente, era un gusano. Se movía distraído, como si paladeara cada trozo de alfalto que quedara bajo su cuerpo y no le gustara el sabor. Y buscaba otros sabores.
En su casa, su recóndita y oscura casa, sólo crecía asfalto de la variedad picante, y el prefería mil veces la amarga. Cuando encontraba un trozo lo suficientemente grande o que aparentaba se jugoso, se lo cargaba a la espalda y se deslizaba, como sin prisa, a toda velocidad entre los coches, sorteándolos de una manera natural y poco cuestionable.

Un neumático le rozó por el costado. Esperó pacientemente.

Quieto.

Oyó el rudo del coche al estrellarse. Luego frenazos, los bocinazos de los otro coches antes de unirse a la algarabía. Y luego el olor a neumático quemado. Parecía una fiesta.

Más lentamente ahora, casi con torpeza, el gusano se apresuró a rescatar de debajo de las chapas que habían quedado esparcidas por la carretera el asfalto que tenía neumático pegado.

Amargo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres